3 dic. 2013

AÑO 214 DOS APOCALIPSIS PARA LA TIERRA




La profecía maya parece no haberse cumplido dado que todos los cometas y meteoritos, menos el de Cheliábinsk, pasaron de largo nuestro planeta, sin causarle el más mínimo daño. ¿Querrá decir esto que podemos dejar de preocuparnos por el posible fin del mundo? En absoluto: en 2014 el peligro nos acechará en dos ocasiones.
Recordemos que el vaticinio del apocalipsis suele figurar en la mitología de algún pueblo desaparecido hace siglos. En 2014 ha llegado el turno de los antiguos vikingos con un cercano e inevitable final. Se ha anunciado también la hipótesis del fin del mundo “espacial”: la extinción de la vida en la Tierra a causa de los efectos de una nube ácida o, posiblemente, de una nube de polvo cósmico. Sin embargo, los científicos difieren en que viaje desde el centro de la galaxia destruyéndolo todo a su paso. Conozcamos los detalles de estas amenazas.
Amenaza número uno: el Ragnarök o la batalla del fin del mundo, el 22 de febrero de 2014
Cuenta el experto Vadim Scherbakóv:
—El 22 de febrero de 2014 será un día como otro cualquiera, los medios exageran sobremanera, de la misma forma que hacían con la profecía maya. En realidad, en los mitos sobre Ragnarök, que a menudo se traduce como el destino de los dioses, no hay mención alguna de una fecha concreta. Además, si nos fijamos en los acontecimientos que han de preceder a la batalla final de los dioses y los comparamos con los que están teniendo lugar, nos daremos cuenta enseguida de que no se trata sino de una especulación. En las recopilaciones de poemas escritos en nórdico antiguoEdda poética yEdda prosaica se habla del Fimbulvetr “invierno gigantesco” que durará tres años y será el preludio del Ragnarök. Pero nos hemos podido dar cuenta de que a lo largo de los últimos tres años sí que ha habido un cambio de estaciones…
Desde luego que este año en Rusia, al igual que hace un año o dos, ha habido veranos, de modo que no deberíamos tener miedo. Pero, si en algunos países el calor veraniego desaparece habría que estar alerta.
Amenaza número dos: muerte por una nube ácida, el 1 de junio de 2014
En cuanto a la gigantesca nube ácida, con una superficie de dieciséis millones de kilómetros cuadrados, fruto de un agujero negro que se está acercando a la Tierra a una velocidad inverosímil desde el centro de nuestra galaxia, alcanzará nuestro planeta el próximo 1 de junio y destruirá toda la civilización, aseguran los investigadores del observatorio estadounidense Chandra. Insisten en que la nube va aniquilando todo lo que encuentra en su camino, ya sean planetas, estrellas o asteroides. ¿Será muy rápido el final de nuestro planeta? Los expertos del observatorio apuntan que la velocidad de la nube equivale a la velocidad de la luz. Asi que no tendremos tiempo ni para darnos cuenta de nada ni siquiera asustarnos. Sin embargo, los científicos rusos no se dejan llevar por el pánico. El astrofísico Mijaíl Odintsov cuenta a La Voz de Rusia:
—Para ser exactos, deberíamos explicar que el observatorio Chandra hizo su descubrimiento en 2005. Anunciaron el escape de una gigantesca nube del mayor agujero negro registrado. Pero ahí es donde se acaban los hechos. El escape se produjo en el clúster de galaxias MS 0735+7421 que se encuentra a 2500 millones de años luz de la Tierra. Es muy poco probable, por otra parte, que desarrolle una velocidad tan alta, a causa de diferentes factores. Aún así, nos alcanzará dentro de un plazo muy largo, porque un año luz equivale a 10 000 000 000 000 de kilómetros. Si lo multiplicamos por 2500 millones de años luz, sabremos en qué momento la nube alcanzará la Tierra.
Digamos que para principios de junio esta nube no habrá llegado a nuestro planeta, mientras que el mundo está pendiente de que alguna profecía, no importa si científica o mitológica, se cumpla. Porque no se puede anunciar algo que nunca llega a cumplirse o, de lo contrario, dejaremos de creer en las noticias.

(FUENTE: spanish.ruvr.ru)