25 ene. 2016

Existe un programa espacial encubierto para Colonizar MARTE




Sorprendente MONOGRAFICO el de hoy en ES INIMAGINABLE , hablaremos de Marte y la ocultación de su conquista…. Casi tres horas de aventura apasionante y de conclusión sorprendente… TE LO VAS A PERDER…

Randy Cramer-aka-capitán "Kaye", un ex supersoldado , cuyo nombre en código "Zed" va público con su testimonio acerca de su servicio de la Fuerza de Defensa de Marte.El MDF es parte de la Fuerza de Defensa de la Tierra, un "Programa de Acceso Especial no reconocida" de la ONU. Su contratación en 1987 en la "Sección Especial Infantería de Marina", comenzó una gira de 20 años de servicio trabajando para la Fuerza de Defensa de Marte, que es la unidad primaria de defensa que protege la colonia de Marte Corporation. Esta unidad de defensa recluta gente de muchos servicios militares a nivel mundial para proteger los intereses de la MCC, que consta de cinco colonias espaciales civiles. Aries Prime es el principal "sede" humana en Marte, y se encuentra dentro de un cráter.





De acuerdo con Randy, la atmósfera de Marte es transpirable, y la temperatura puede ser caliente a veces. Él dice que hay dos principales especies autóctonas en Marte, los cuales son muy inteligentes. Esencialmente una especie de reptil agresivas y una especie Insectoides, ambos de los cuales eran igualmente capaces de defender sus territorios en Marte. Hay bases tanto en la superficie y bajo tierra. Las especies marcianos indígenas, un reptoid "vieja clase clan guerrero" no están particularmente interesados en la expansión de su territorio, sólo el mantenimiento de la misma.

DIRIGE Y PRESENTA : Joaquin Cerezo


23 ene. 2016

ULTIMA HORA " EL PLANETA X EXISTE DE VERDAD "

Al final, el famoso Planeta X podría convertirse pronto en realidad. El conocido astrónomo Michael Brown, descubridor de Eris y Sedna, acaba de aportar, junto a su colega Konstantin Batygin, las mejores evidencias que existen hasta ahora de la existencia de un nuevo y distante planeta gigante en los confines del Sistema Solar. Su trabajo, que está revolucionando a la comunidad científica internacional, acaba de publicarse en The Astronomical Journal.
Todo parece indicar que estamos más cerca que nunca de descubrir elnoveno planeta del Sistema Solar. Y no se trata esta vez de pequeños mundos helados más allá de la órbita de Plutón, como el que anunció laInstitución Carnegie el pasado mes de noviembre, ni tampoco de un simple objeto transneptuniano, sino de un auténtico gigante de tamaño comparable a Neptuno y que, de confirmarse definitivamente su existencia, entraría por la puerta grande en el selecto club planetario del que la Tierra forma parte y del que, en 2006, fue expulsado el propio Plutón. En otras palabras, podría tratarse del famoso y escurridizo Planeta X, ese que los astrónomos persiguen desde hace más de un siglo y que la cultura popular ha terminado por convertir en leyenda.
Los autores del trabajo, un equipo de investigadores de Instituto de Tecnología de California, le han bautizado como «Planeta Nueve». Tiene entre cinco y diez veces la masa de la Tierra, gira alrededor del Sol una vez cada 15.000 años y, aunque aún no lo han observado directamente, Michael Brown y Konstantin Batygin han deducido su existencia a partir de las órbitas de toda una serie de planetas enanos y otros objetos extremos de nuestro Sistema descubiertos recientemente. Se sabe desde hace tiempo que las extrañas «maniobras orbitales» de estos pequeños mundos podrían explicarse gracias a la perturbación gravitatoria de un hipotético planeta gigante nunca visto hasta ahora. Brown y Batygin creen que el nuevo planeta pudo ser «expulsado» lejos del Sol y al espacio profundo hace miles de millones de años, como consecuencia de un «empujón gravitatorio» de Júpiter o Saturno.

Escepticismo

Los investigadores saben que su trabajo será sometido a toda clase de revisiones por astrónomos de todo el mundo. No es la primera vez, en efecto, que se anuncia el hallazgo del misterioso Planeta X, cuya búsqueda está plagada de errores, exageraciones e, incluso, pura y simple charlatanería. Por eso, Brown y Batygin se han preparado conta la inevitableola de escepticismo con una larga serie de datos, análisis orbitales de otros objetos distantes y sesudas simulaciones informáticas. «Si dices que tienes evidencias del planeta X -afirma Brown- prácticamente cualquier astrónomo dirá: ´¿Otra vez? Estos chicos, claramente, están locos. ¿por qué esta vez debería ser diferente a las demás?´. Esta vez es diferente porque esta vez tenemos razón».
Los dos astrónomos dedujeron la presencia del«Planeta Nueve» por la singular agrupación de seis objetos previamente conocidos y cuyas órbitas se encuentran más allá de Neptuno. Según sus datos, solo hay un 0,007% de probabilidades (una entre 15.000) de que esa agrupación se deba a una simple coincidencia. Mucho más probable es que un planeta con lamasa de diez tierras esté guiando a los seis objetos en sus extrañas y peculiares órbitas elípticas, muy inclinadas con respecto al plano del Sistema Solar.
Del mismo modo, también la órbita del nuevo planeta está inclinada, y también estirada hasta distancias tan grandes que obligarán a revisar algunas de las ideas más establecidas sobre la dinámica planetaria dentro de nuestro sistema.

Locura

La mayor aproximación del Planeta Nueve al Sol lo sitúa hasta siete veces más lejos que Neptuno, a 200 Unidades Astronómicas (UA) de distancia. (Una Unidad Astronómica es la distancia que hay entre la Tierra y el Sol, 150 millones de km). Pero en su periplo orbital, el recién descubierto Planeta X podría llegar a alejarse periódicamente del Sol entre 600 y 1.200Unidades Astronómicas. Es decir, mucho más allá del cinturón de Kuiper, la región de los pequeños mundos helados más allá de Neptuno, que empieza a «solo» unas 30 UA.
Hace años, la investigación de Brown y Batygin no iba encaminada a descubrir un nuevo planeta, sino todo lo contrario, a demostrar que elPlaneta Nueve no existía. Pero el trabajo de otros dos astrónomos, que descubrieron una inusual agrupación de pequeños mundos helados en una remota región del Sistema Solar, les hizo cambiar de idea. En 2014, además, un estudio publicado en Nature por Scott Sheppard Y Chad Trujillo, de la Institución Carnegie, apuntaba a la existencia potencial de un planeta gigante desconocido, uno cuya gravedad, precisamente, estuviera afectando a las órbitas de todos esos cuerpos más pequeños. Al principio Brown pensó que era una locura, y trató de demostrarlo con una serie de ecuaciones y simulaciones informáticas que, al final, terminaron por demostrar que la del planeta gigante oculto era la mejor de las explicaciones posibles.
Según sostienen Brown y Batygyn, si el Planeta X está ahí fuera, los astrónomos deberían encontrar muy pronto más objetos en «órbitas reveladoras», influenciadas por el gigante oculto. Aunque Brown sabe muy bien que nadie creerá de verdad en el descubrimiento hasta que el Planeta X, en todo su esplendor, sea detectado por fin con un telescopio. «Hasta que no haya una detección directa -afirma el astrónomo- estamos ante una hipótesis». El equipo de investigadores utilizará ahora sus cálculos para «cazar» al escurridizo planeta con uno de los grandes telescopios instalados en Hawaii. Y no cabe duda de que, con los datos de su trabajo en la mano, muchos otros astrónomos intentarán hacer lo mismo.

Matar a Plutón

De hecho, grandes telescopios de dos continentes están tratando ya de poner la vista encima al Planeta X, que sería, por tamaño, el quinto mayor del Sistema Solar, después de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Pero a tanta distancia, no se trata de una tarea sencilla, ya que el Planeta Nueve, o X, refleja tan poca luz solar que pone a prueba la capacidad de los mejores intrumentos de observación disponibles.
Resulta irónico que sea precisamente Michael Brown el descubridor del noveno planeta del Sistema Solar. De hecho, fue él quien, en 2005,descubrió Eris, un pequeño y distante mundo helado del mismo tamaño de Plutón y que demostró que el hasta entonces noveno planeta de nuestro sistema era más que uno entre muchos mundos similares del cinturón de Kuiper. Fue precisamente su descubrimiento el que provocó que, apenas un año más tarde, en 2006, la Unión Astronómica Internacional reclasificara a Plutón, privándole de su título planetario y degradándolo a planeta enano. El propio Brown contó este proceso en su libro «Cómo maté a Plutón». Unos años antes, en 2003, Brown también protagonizó el descubrimiento deSedna, otro pequeño y lejano mundo, aunque menor que Eris y Plutón.
«Matar a Plutón fue divertido -afirma el investigador-. Y encontrar a Sedna fue científicamente interesante. Pero esto está una cabeza por encima de todo lo demás«.

LA NASA " POSIBLE DESCUBRIMIENTO DEL PLANETA X "



El astrofísico y divulgador Carl Sagan defendió a lo largo de su carrera la idea de que a la hora de divulgar la ciencia y sus avances era necesario despertar la sed de maravilla. Pero también alertó de que, sin lasnecesarias dosis de escepticismo y de pensamiento crítico, la ciencia podía transformarse en pseudociencia. Es decir, en mito y fábula.
Un día después de que los astrónomos Michael Brown y Konstantin Batygin publicaran en la revista «The Astronomical Journal» el posible hallazgo del Planeta X, el que podría ser el noveno planeta del Sistema Solar, la NASA ha querido hacer un llamamiento hacia la cautela. Y el escepticismo.
«La idea de que haya un nuevo planeta es sin duda excitante para mí, como científico planetario», ha dicho James Green, Director de la División de Ciencia Planetaria de la NASA en un vídeo difundido hoy. «Sin embargo, no estamos ante la detección de un nuevo planeta. Es muy pronto para poder afirmar esto», ha señalado.

En el artículo científico publicado ayer, los científicos proponían la hipótesis de que hubiera un nuevo planeta gigante en los confines del Sistema Solar. Pero ese cuerpo no se ha detectado, y podría no existir. Su idea se basa en cálculos matemáticos sobre las órbitas de seis lejanos cuerpos, que parecen girar en torno a algo que aún no se ha encontrado.
«Estamos ante una predicción temprana basada en modelos matemáticos elaborados con observaciones limitadas (...) Estamos en el comienzo de un proceso que podría llevar a un interesantísimo resultado», ha explicado James Green.

Comienza el debate

Eso no quiere decir que la hipótesis de Brown y Batygin sea endeble. Sino que efectivamente aún se trata de una hipótesis, lo que significa que tiene que ser comprobada por otros investigadores y superar la prueba final: la detección directa del noveno planeta.
De hecho, los propios autores del artículo ya estaban preparados ante la inevitable ola de escepticismo. Para ello, trataron de blindar su trabajo con una larga serie de datos, análisis orbitales de otros objetos distantes y complejas simulaciones informáticas: «Si dices que tienes evidencias del planeta X -afirmaba Brown- prácticamente cualquier astrónomo dirá: "¿Otra vez? Estos chicos, claramente, están locos. ¿por qué esta vez debería ser diferente a las demás?". Esta vez es diferente porque esta vez tenemos razón».
Adoptando una postura más intermedia, Green ha destacado la importancia del artículo publicado ayer, porque «alimenta el interés por la exploración espacial» y estimula un «sano debate» que «forma parte del proceso científico».

Las reglas del escepticismo

«Teorías como estas sirven para estimular ideas y conversaciones. Tocan nuestra curiosidad innata», ha dicho. Pero, «cada vez que tenemos una idea tan interesante como esta, siempre debemos aplicar las reglas de Carl Sagan del pensamiento crítico, que piden confirmar de forma independiente los hechos, buscar explicaciones alternativas y estimular el debate científico».
«Si el planeta X está ahí fuera, lo encontraremos juntos. O buscaremos una explicación alternativa para los datos que hemos recibido hasta el momento. Ahora, vamos a explorar», ha propuesto James Green.

SEÑALES EN LAS HECES QUE NECESITAS SABER

 Señales en las heces que necesitas saber

La digestión en el “mapa” de la salud. Dentro de lo que llamamos digestión hay un lugar en ella especialmente determinante, es el COLON.
Médicos expertos de la antigua Roma y Grecia manifestaron la importancia del colon con la siguiente cita: “la muerte comienza en el colon” (Hipócrates). El colon es considerado de fundamental importancia en el cuerpo humano, un órgano que puede desencadenar una situación de vida o muerte.
Si la dieta es altamente ácida, ¿cómo afecta al colon?
La respuesta está en las enzimas.
Las enzimas son un pre-requisito en el proceso de la digestión y ambientes altamente ácidos, las enzimas secretadas por el estómago y el intestino delgado no funcionan de forma efectiva debido a que todo el proceso se ralentiza. Los residuos y las partículas de alimentos no digeridos son empujados al colon, donde no hay enzimas, por lo que la comida permanece allí.
El cuerpo puede absorber los nutrientes y minerales sólo a un rango de pH específico.
En general, los seres humanos liberan los desechos dos veces o tres veces al día. Ahora, ¿qué es el tiempo de tránsito? Se trata básicamente de la diferencia de tiempo entre el consumo de alimentos y la excreción de los mismos. Por lo general, el tiempo de tránsito es menor de un día completo, lo que significa que el cuerpo no puede retener el consumo de más de 2 a 3 comidas diarias. Si has consumido tu desayuno hoy, significa que estarás excretando el almuerzo de ayer.
LAS HECES
Las heces es un tema del que la mayoría de la gente prefiere no hablar – incluso con su médico. Sin embargo, tus hábitos intestinales – desde la frecuencia hasta la forma y el color – pueden darte pistas muy valiosas sobre lo que está pasando dentro de tu cuerpo. Puedes encontrarlo crudo o vergonzoso, pero es que desde el punto de vista de la salud, no es algo para ser ignorado.
Más específicamente, aquí hay siete signos en las heces a tener en cuenta:
digestion humana
1. La comida no digerida: las heces saludables deben ser relativamente suaves, sin trozos de alimentos no digeridos. Si notas que hay alimentos no digeridos, podría significar que tienes insuficiente HCL y / o producción de pepsina, o que no estás masticando lo suficientemente bien los alimentos. A veces también notarás pedacitos de vegetales ricos en fibra que pueden moverse a través del tracto digestivo intactos, y esto generalmente no es una causa de preocupación si la proporción de esos trocitos no es muy elevada.
2. Mucus en / sobre las heces: Un poco de mucus suele ser normal, pero una mayor cantidad puede ser un signo de inflamación en los intestinos, sobre crecimiento bacteriano o alergias alimentarias. También puede ser un signo de colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, enfermedad celíaca o diverticulitis.
3. Heces flojas, acuosas / diarrea: las heces flojas puede ser debido a una irritación intestinal, una infección viral o comer o beber agua contaminada con bacterias o parásitos. Las heces flojas también pueden ser un signo de un problema médico como la enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad celíaca, intolerancia a la lactosa o mal absorción. Los antibióticos, laxantes y la quimioterapia, también pueden causar diarrea.
Una diarrea en curso que no se resuelve por sí sola en pocos días merece atención inmediata.
En algunos casos, especialmente si has estado recientemente en un hospital o has tomado antibióticos, la diarrea puede ser causada por una bacteria peligrosa llamada Clostridium Difficile (C. diff). Los síntomas incluyen diarrea acuosa que se produce tres o más veces al día durante dos o más días, junto con dolor abdominal leve y sensibilidad.
4. Heces duras (estreñimiento): Como regla general, si hay más de tres días sin defecar, el contenido intestinal se puede endurecer y una persona puede tener dificultad o incluso dolor durante la eliminación. Generalmente, si tienes estreñimiento crónico o moderado las heces serán pequeñas, redondas y duras.
La falta de fibra en tu dieta y no beber suficiente agua son dos causas comunes de heces duras.
5. Heces flotantes: Si no estás absorbiendo correctamente las grasas de los alimentos que comes, tu materia fecal puede flotar, y también ser de color amarillenta y grasienta. La mal absorción de grasas puede ser causada por pérdida de salud de la delicada capa interior intestinal, como ya hemos visto anteriormente. Y también por el consumo de un sustituto de grasa sintética usada en galletas y patatas fritas.
6. Las heces en forma de cinta o muy delgadas: las heces muy delgadas pueden resultar de un intestino espástico, estrechamiento rectal o estenosis u obstrucción parcial debido a la mala posición del útero, pólipo, agrandamiento de la próstata, de colon o cáncer de próstata o tumor. Consulta a tu médico para determinar la causa subyacente.
7. Con olor fuerte: Las heces con un olor particularmente fuerte pueden ser el resultado de la mala absorción de nutrientes, la descomposición de alimentos o disbiosis, que es un desequilibrio en la flora intestinal que puede conducir al síndrome del intestino irritable (IBS) y el síndrome de intestino permeable, incluyendo infecciones del hígado, cálculos biliares, quistes, tumores y mucho más.
Una racha ocasional de diarrea o estreñimiento puede ser considerada completamente normal, asumiendo que se resuelva por sí sola en pocos días.
Sin embargo, los cambios en curso, inexplicables o inusuales en la frecuencia, textura, color, forma, tamaño, o el olor de las heces deben ser discutidos con tu médico – y, si tu materia fecal es de color blanco (o de color muy claro), de color rojo brillante o negro, o acompañado de dolor abdominal, debes consultar a tu terapeuta de confianza.
Recuerda, tus heces te dan una “ventana” para dar un buen vistazo de lo que está ocurriendo dentro de tu cuerpo. Es una buena idea controlar regularmente tu funcionamiento intestinal para aprender lo que es normal para ti y poder discutir sobre cualquier cambio inusual con tu profesional de la salud.

11 ene. 2016

LA TIERRA VISTA DESDE LA LUNA

La impresionante imagen ha sido captada por una nave de la NASA que orbita nuestro satélite natural



Jamás nos cansaremos de ver imágenes de la Tierra desde el espacio, especialmente si esas fotografías han sido tomadas desde la Luna, que sigue capturando nuestra imaginación casi tanto como cuando el ser humano la pisó por primera vez, hace más de cincuenta años. El Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) de la NASA, una nave que gira alrededor de nuestro satélite natural desde hace seis años, es el autor de la última gran instantánea de nuestro planeta. En ella, la Tierra parece elevarse sobre el horizonte lunar.
«La imagen es simplemente impresionante», reconoce Noah Petro, científico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland (EE.UU.). Parte de su magia radica en que evoca a la famosa «Canica azul» (Blue Marble), la icónica foto tomada por el astronauta Harrison Schmitt durante la misión Apolo 17, hace 43 años, que también mostraba África.
En la nueva fotografía, el centro de la Tierra queda frente a la costa de Liberia. La amplia zona oscurecida en la parte superior derecha es el desierto del Sáhara, y un poco más allá queda Arabia Saudí. Las costas del Atlántico y el Pacífico en América del Sur son visibles a la izquierda. En la Luna, se obtiene una visión del cráter Compton, que se encuentra justo detrás del extremo oriental, en su cara oculta.

«La gran soledad»

La sonda LRO fue lanzada el 18 de junio de 2009 y ha reunido un tesoro de datos con sus siete potentes instrumentos. La nave espacial está casi siempre ocupada fotografiando la superficie lunar, por lo que rara vez se plantea capturar una vista de la Tierra. Ocasionalmente, la LRO apunta hacia el espacio para adquirir observaciones de la extremadamente delgada atmósfera lunar y realizar mediciones de calibración de sus instrumentos. Durante estos movimientos, a veces la Tierra (y otros planetas) pasan a través de su campo de visión, y se obtienen espectaculares imágenes de la cámara como esta última.
La primera imagen de un «amanecer» de la Tierra desde la Luna fue tomada con la nave Lunar Orbiter 1 en 1966. Pero la foto de este tipo más icónica fue capturada por la tripulación de la misión Apolo 8 cuando la nave entró en órbita lunar el 24 de diciembre de 1968. Esa noche, los astronautas realizaron una transmisión en vivo desde la órbita lunar, en la que mostraron imágenes de la Tierra y la Luna como se veía desde su nave espacial. «La gran soledad es inspiradora y te hace darte cuenta de lo que tienes allí en la Tierra», dijo el piloto Jim Lovell.

OTZI " EL HOMBRE DE HIELO "

La Helicobacter pylori, una bacteria que se encuentra en el estómago de la mitad de la humanidad hoy en día, ya infectó a este cazador del Tirol hace 5.300 años

Reconstrucción de Ötzi, el «hombre de hielo» - Kennis/South Tyrol Museum of Archaeology/OCHSENREITER

La excelentemente bien conservada momia de Ötzi, el «hombre de hielo» del Tirol, un cazador prehistórico que falleció desangrado hace unos 5.300 años y cuyos restos aparecieron congelados en los Alpes en 1991, es una fuente inagotable de información. Hace cinco años, después de que el genoma de este homo sapiens de la Edad del Cobre fuera completamente descifrado, parecía que poco más podríamos conocer sobre su historia, pero muy al contrario, la momia quiere seguir hablando. Lo último que un equipo internacional de científicos ha descubierto se encuentra en su estómago. Los investigadores han detectado en el contenido estomacal del viejo Ötzi la presencia de la Helicobacter pylori, una bacteria muy común que habita en la mitad de todos los seres humanos hoy en día. El hallazgo, dado a conocer en la revista Science, parece respaldar la teoría de que nuestra especie ya estaba infectada con esta bacteria desde el comienzo de su historia.
El paleopatólogo Albert Zink y el microbiólogo Frank Maixner de la Academia Europea (EURAC) en Bolzano, Italia, colocaron muestras del estómago del «hombre de hielo» bajo el microscopio por primera vez hace casi tres años. Entonces eran escépticos con lo que pudieran encontrar, puesto que la mucosa del estómago de Ötzi ya no estaba allí. Junto con colegas de las universidades de Kiel, Viena y Venda en Sudáfrica, y del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, los científicos trataron de dar con una nueva manera de proceder. Resolvieron extraer todo el ADN del contenido del estómago de la momia. De esa forma, fueron capaces de identificar las secuencias y reconstruir el genoma de una antiquísima Helicobacter pylori.
Los investigadores encontraron una cepa potencialmente virulenta de la bacteria, a la que el sistema inmunológico de Ötzi ya había reaccionado. «Hemos demostrado la presencia de proteínas marcadoras que vemos hoy en día en los pacientes infectados por Helicobacter», dice Maixner. Una décima parte de las personas infectadas desarrollan otras complicaciones clínicas, como la gastritis o úlceras estomacales, la mayoría durante la vejez. En el caso de Ötzi, «no podemos estar seguros de que sufriera de problemas estomacales, porque el tejido de su estómago no ha sobrevivido y es ahí donde esas enfermedades se pueden distinguir. Sin embargo, las condiciones previas para una enfermedad sí existen», apunta el paleopatólogo.

Una cepa asiática

Después de completar la biopsia de estómago, los dos científicos transfirieron los datos del genoma a Thomas Rattei, de la Universidad de Viena. Rattei, en colaboración con genetistas de EE.UU., Sudáfrica y Alemania, llegó a una conclusión sorprendente: «Habíamos asumido que encontraríamos en Ötzi la misma cepa de Helicobacter que se encuentra en los europeos actuales, pero resultó ser una cepa que se observa principalmente en el sur de Asia Central».
Los científicos asumen que había originalmente dos tipos de cepas de la bacteria, una africana y otra asiática, que en algún momento recombinaron en la versión europea actual. Puesto que las bacterias se transmiten por lo general dentro de la familia, la historia de la población mundial está estrechamente ligada a la historia de las bacterias. Hasta ahora, se había supuesto que los humanos del Neolítico ya llevaban esta cepa europea en el momento en que dejaron su vida nómada y se hicieron agricultores. La investigación sobre Ötzi, sin embargo, demuestra que este no era el caso.
«La recombinación de los dos tipos de Helicobacter solamente puede haber ocurrido en algún momento después de la era de Ötzi, y esto demuestra quela historia de los asentamientos en Europa es mucho más compleja de lo que se creía», subraya Maixner. Los científicos creen que se necesitan más estudios para demostrar hasta qué punto estas bacterias que viven dentro del cuerpo humano pueden ayudarnos a entender cómo se desarrolló nuestra especie.
Ötzi es la momia humana más antigua del mundo y una de las más estudiadas por la ciencia. Las circunstancias de su muerte a los 45 años son un misterio científico, aunque la hipótesis principal es que el cazador murió desangrado después de que una flecha le atravesara el cuerpo por la espalda y recibiera un golpetazo en la cabeza, quizás en un cuerpo a cuerpo o quizás al resbalar y caerse cuando trataba de huir. Sabemos también que tenía los ojos castaños, comía cabra y sufría de una enfermedad del corazón, intolerancia a la lactosa y caries. Además, en la actualidad tiene al menos 19 «parientes» vivos.

PROYECTO MICROBIOMA

Un mundo de microbios


El Proyecto Microbioma de la Tierra, iniciado en 2010, puede dar este año entrante sus primeros resultados. Su objetivo es secuenciar y caracterizar al menos 200.000 muestras de ADN microbiano de todo el mundo, desde lo que hay en la saliva de un dragón de Komodo al suelo de la tundra siberiana. La diversidad biológica descubierta en este colosal trabajo puede ser apabullante.

MISION A JUPITER ( MES DE JUNIO 2016 )

Mision a Júpiter


La misión Juno de la NASA llegará a Júpiter en el mes de julio. Lanzada en 2011 con ocho instrumentos científicos a bordo, su propósito es descifrar si el mayor de los planetas de nuestro Sistema Solar tiene o no un núcleo rocoso, su tamaño y composición, y de dónde sale la enorme cantidad de elementos volátiles (entre ellos vapor de agua) que hay en su atmósfera. El viaje de esta nave no fue en línea recta. Para conseguir llegar a su destino, ha utilizado la gravedad de la Tierra como si fuera una honda, de forma que pudo ser impulsada hacia Júpiter, una maniobra denominada asistencia gravitacional.

DESTINO : MARTE ( ESA )

Destino: Marte


El próximo marzo, la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzará la primera parte de la misión ExoMars, un orbitador y un módulo demostrador de entrada, para estudiar si el Planeta rojo pudo albergar vida en algún momento (o ahora...). Por desgracia, la misión Mars Insight de la NASA para estudiar la estructura rocosa de ese apasionante mundo ha tenido que ser suspendida por el fallo reiterado de un instrumento fabricado en Francia.

AVANCES CIENTIFICOS PARA EL 2016


La edición genética, una técnica que permite borrar, añadir o cambiar genes a voluntad, ha sido, sin duda, el avance científico más relevante de 2015. Las dos publicaciones más prestigiosas del mundo de la Ciencia, las revistas Science y Nature, lo han destacado en sus listas del año. Pero esto no ha hecho más que empezar. El CRISPR-Cas9, ese es su nombre técnico, puede ser una herramienta revolucionaria de la que se esperan nuevas sorpresas para 2016. Por ejemplo, como explica Nature, los investigadores la pondrán a prueba en el estudio de diferentes enfermedades humanas, como la corrección del defecto genético que causa la hemofilia. Pero estos avances no se libran del escrutinio ético. Científicos y expertos en ética deben ponerse de acuerdo para garantizar la seguridad de esta técnica y establecer dónde están los límites, ya que se trata, al fin y al cabo, de editar la vida humana.

3 ene. 2016

RADIO TORREPARAISO : Momentos con Carolina Perez FISIOTERAPEUTA




¿QUÉ PUEDE HACER LA FISIOTERAPIA POR EL BEBÉ CON CÓLICOS DEL LACTANTE?

El cólico del lactante es un cuadro de llantos prolongados, a veces inconsolables, que se inicia alrededor de la segunda semana de vida del bebé, repitiéndose casi a diario, y que puede persistir hasta el tercer o cuarto mes.
Suele producirse al atardecer. Para considerase cólico del lactante tiene que haber presentes al menos 3 signos principales y 1 secundario
Llanto episódico inconsolable durante más de 3 horas al día, más de 3 días a la semana.
  • piernas flexionadas sobre el abdomen y puños cerrados.
  • agitación e irritabilidad.
  • llanto vespertino.
Secundarios
  • lactante saludable (sin enfermedades).
  • falta de respuesta a estímulos tranquilizantes.
  • expresión de dolor en la cara.
  • síntomas digestivos: gases, estreñimiento, regurgitaciones.
  • otros: estrés paterno, ritmo de sueño y comidas alterado.
La causa que origina el cólico del lactante es desconocida, hay diferentes hipótesis:
1.    Origen gastrointestinal: inmadurez del intestino, creación de la flora bacteriana, gases, estreñimiento.
2.    Alergias/intolerancias alimentarias: Cada vez hay más niños que toleran mal la proteína de la leche de vaca, en ocasiones cambiando el tipo de leche de fórmula o si recibe el pecho retirando los lácteos a la madre de la dieta los síntomas pueden mejorar.
3.    Los Cólicos del Lactante, así como el Reflujo Gastroesofágico, los Gases y el Estreñimiento, Otitis, Plagiocefalia, Tortícolis, entre otros, son el principal motivo de consulta en Pediatría.
4.    Este cuadro aparece en bebés desde el nacimiento hasta el 4º-5º mes de vida. Se caracteriza por un llanto fuerte acompañado de flexo-extensión continua de sus piernas, abdomen duro, exceso de gases y dificultad para expulsarlos, así como gran irritabilidad.

5.    Aparece especialmente tras las tomas y más en la tarde y noche, que es cuando su inmaduro sistema digestivo está más sobrecargado.
Hablamos de diferentes hipótesis para justificar los cólicos del lactante: inmadurez del sistema digestivo y nervioso, intolerancias alimentarias, disfunciones en la columna vertebral, posición fetal y canal del parto (irritación del nervio vago).



DIRIGE Y PRESENTA : Joaquin Cerezo