12 may. 2014

LUCIFER... EL TELESCOPIO DEL VATICANO EN BUSCA DE VIDA EXTRATERRESTRE

LUCIFER-el-telescopio-del-Vaticano

L.U.C.I.F.E.R., el Telescopio del VATICANO en busca de vida extraterrestre

El Vaticano confirma la existencia de vida extraterrestre. Así de contundente se ha mostradoMonseñor Corrado Balducci, miembro de la Curia Vaticana durante una conferencia en colaboración con la NASA, titulada: La búsqueda de vida más allá del Sistema Solar: Exoplanetas.
Llegar a esta afirmación ha sido posible gracias a Lucifer 2, un telescopio binocular que posee el Vaticano en el Monte Graham en Tucson (Estados Unidos). Aunque no ha trascendido el coste de este juguetito, Balduci ha asegurado que los resultados de su investigación son tan claros que no necesitan el respaldo de la comunidad científica. Según este miembro del Vaticano, los extraterrestres son la única explicación posible a ciertos fenómenos.
Según este sacerdote, es necesario abrir la mente y dejar de negar la evidencia de la existencia de vida extraterrestre. Las investigaciones de Balducci aseguran que más allá de la atmósfera hay tanto seres superiores a nosotros, como inferiores. Por ello, el sacerdote pide a la Iglesia que verifique su actual postura respecto a la vida extraterrestre; porque la Biblia no hable de vida inteligente en otros planetas o galaxias no significa que no la haya. Con el objetivo de continuar con estas peculiares investigaciones, el Vaticano quiere adquirir un nuevo telescopio, mucho más efectivo y poderoso que el Lucifer 2.
Otro ilustre miembro del vaticano que ha hablado de vida extraterrestre es el ex pontífice Benedicto XVI, quien asegura que los extraterrestres no están en otras galaxias, sino en el propio Vaticano. Según publica Radio Horeb, el ex Papa asegura que un grupo de jesuitas se ha infiltrado en el vaticano y persiguen lo que el da por llamar “una agenda alienígena”.

 El Vaticano busca vida extraterrestre en el espacio desde hace tiempo, utilizando el telescopio Lucifer. Una noticia que pocos saben y que podría cambiar al mundo.

“L.U.C.I.F.E.R” - Large Binocular Telescope Near-Infrared Utility with Camera and Integral FieldUnit for Extragalactic Research –  quiere decir “Gran Telescopio Binocular Infrarrojo de Utilidad Cercana con Cámara y Unidad de Campo Integral para la Investigación Extra galáctica”.

Sí, es un instrumento que está conectado a un telescopio en Arizona. Y sí, se llama así por el diablo, ya que Lucifer significa “estrella de la mañana” [y que] resulta estar justo al lado del Observatorio del Vaticano en el monte Graham en Tucson.” (Rebecca Boyle, de la revista Popular Sciencc)

Este poderoso instrumento permite sondear los rincones más ocultos de la Vía Láctea y las galaxias más distantes con un telescopio de una increíble alta resolución. La temperatura del telescopio a -213 grados Celsius le permite hacer observaciones infrarrojas y regiones de estrellas en formación, que difícilmente podían ser observadas por las nubes de polvo que las rodean.

El Observatorio Specola Vaticana es uno de los más antiguos del mundo: existe desde el siglo XVI, época a la que asciende la creación del calendario gregoriano. Cuenta con un equipamiento más moderno, lo cual les permite participar en conferencias científicas del más alto nivel. 

El observatorio del Vaticano trabaja en conjunto con Lucifer, y les mostramos una de las primeras fotos que tomó el gran telescopio. El motivo del interés del Vaticano en el espacio es reservado, y aflora todo tipo de teorías alrededor de las altas orbes clericales. 

Hace un tiempo, el director jesuita del Observatorio José Funes declaró en una entrevista en la radio de la Santa Sede:“El Universo no es resultado del caos. Tiene lógica en su naturaleza misma, lo que permite a los humanos realizar investigaciones, descubrir leyes de la Física y entenderlas. Explorar el Universo da a la humanidad la posibilidad de darse cuenta de cómo es el origen de su vida y entenderse mejor a sí mismos”.

Inclusive dos autores, Tom Hotn y Chris Putnam lanzaron un libro y afirmaron que los astrónomos jesuitas están usando el potente telescopio para buscar vida fuera de este planeta. Pero por algún motivo los fines puntuales de estos experimentos se tratan de mantener en reservado.